01.INTRODUCCIÓN
       02.INFORMACIÓN
       03.NOTICIAS
       04.ENLACES
       05.BIBLIOGRAFÍA
       06.ARCHIVO
       07.CONTACTA
       08.PREGUNTAS
       09.CONSECUENCIAS
         150 ESTRATEGIA DEFINIDA O CASOS AISLADOS


Torturadores y cristianos, un discurso incoherente

 

PLÁCIDO NAVARRO - 15-10-2005 - 11-S.NET


Casi nadie se toma en serio que estamos inmersos en una lucha entre el Bien y el Mal, salvo George W. Bush. Sus partidarios pretenden convencernos de que el Mal está integrado exclusivamente por el Islam, y que se está produciendo un ‘choque de civilizaciones’ tal como predijo Samuel P. Huntington. [1]


Manifestante frente a la Casa Blanca representando una de las imágenes que conocemos de Abu Ghraib. (AFP/File/Brendan Smialowski)

China, que no es musulmana, encabeza la lista de países que aplican la pena de muerte con 3.400 ejecuciones en 2004.

Teniendo en cuenta que Jesús de Nazareth fue vilmente torturado, y condenado a pena de muerte, debería de resultar extraño encontrar cristianos que hoy, 2000 mil años después de aquella tragedia, sostengan que la tortura es imprescindible, y voten a favor de la pena de muerte.

Pero ocurre.

Cuando en abril de 2004 se conocieron las fotos de Abu Ghraib causaron una tremenda conmoción. Probablemente, ni siquiera los etiquetados como ‘antiamericanos’ podían creer que el ejército de los Estados Unidos fuera capaz de aquello. Pero lo era. Un año antes, la Cruz Roja y Amnistía Internacional ya habían denunciado que las torturas existían. La opinión pública no fue consciente de ello hasta que alguien se decidió a hacer llegar esas fotos a los medios adecuados.

The New Yorker apuntó que se trataba de una operación firmada por Donald Rumsfeld, secretario de Defensa, pero éste insistió en reducir los ‘abusos’ a unos pocos soldados, y... prohibió el uso de cámaras y teléfonos móviles en las instalaciones militares de Irak. [2] “Son abusos, y no torturas”, fue el argumento que más se repitió en la primavera del año pasado, pero sólo los grandes medios de comunicación ‘se dejaron engañar’ ya que la gente siguió hablando de torturas. En ese esfuerzo de minimizar los hechos se podía leer en un foro pro-neocon, como se comparaba el trato a los prisioneros iraquíes con el habitual de las ‘novatadas’ en colegios y cuarteles.

Hace unos días, el 26 de septiembre, la famosa Lynndie England. de 22 años, era condenada a tres años de cárcel por sus fotos en Abu Ghraib. Con ese fallo se pretendía cerrar el paso a mayores responsabilidades. Charles Graner, de 37 años, declaró que los guardias en Abu Ghraib recibían órdenes de los oficiales militares de inteligencia para cometer los abusos. Graner, que fue condenado a 10 años de prisión por su participación en los hechos, es el padre del hijo de England, nacido hace un año mientras ella se encontraba a la espera de juicio. [3]

La cadena de mando se libró de ser investigada y Rumsfeld pudo respirar tranquilo. Tras las elecciones presidenciales de 2004, un reelegido George W. Bush lo ratificaba en su puesto.

Desde entonces, los escándalos de las torturas han venido sucediéndose en Afganistán, Irak, Guantánamo, y otros lugares donde EE UU mantiene prisioneros. [4] Además, se conocen al menos tres casos de ciudadanos que han sido raptados por los servicios secretos norteamericanos y enviados a cárceles de, Egipto y Jordania, Siria,... para ser allí torturados. [5]

“Estoy en Yemen, pero sigo siendo un preso de los estadounidenses” dice Muhammad Faraj Ahmed Bashmilah, en la prisión central de Adén, en Yemen, donde fue entrevistado por Amnistía Internacional. Bashmilah lleva preso sin cargos algo más de un año, desde que fue ‘liberado’ de Guantánamo. [6]

En esas estábamos cuando se produce un hecho sorprendente. Los senadores estadounidenses, demócratas y repúblicanos, introducen una claúsula en la ley de los presupuestos de Defensa que prohibe el "trato o castigo cruel, inhumano o degradante" a cualquiera que se encuentre bajo custodia de EEUU, aunque sea en países extranjeros. La votación se lleva a cabo y el resultado no puede ser más contundente: 90 a 9. Fueron 43 los republicanos que votaron junto a los demócratas en contra de la opinión de su propio partido.

La Administración Bush contraataca rápidamente con el anunció de que el Presidente hará uso de su veto para que la ley no salga adelante. Lo cual, de producirse, impedirá que se apruebe el presupuesto de Defensa que es, a su vez, imprescindible para continuar la estrategia de la Guerra contra el Terrorismo diseñada por los neocon. Estamos hablando de 363.000 millones de euros. Una auténtica encrucijada, sin duda. [7]

Por si a alguien le quedaba alguna duda, el portavoz de la Casa Blanca, Scott McClellan anunció que "si el texto se presenta habrá recomendación de veto". McCellan añadió que la medida "limita la capacidad del presidente como comandante en jefe para librar de manera efectiva la guerra contra el terror".

Sorprende este desliz. Hace 10 días, el gobierno de EE UU decía que no torturaba. Se insistía en condenar solo a unos pocos soldados como responsables de malos tratos. Se dijo una y otra vez que no era una práctica habitual, y que no afectaba a la cadena de mando. Ahora, es el propio comandante en jefe quien se implica voluntariamente en la defensa de la tortura. ¿Les parece un comportamiento incongruente? ¿Tendrá algo que ver con la religión?


El Vaticano y la tortura

Hemos sabido que George W. Bush ve su Guerra contra el Terrorismo como una guerra inspirada por Dios. [8] ¿Es ese el mensaje de Jesús? ¿que hagamos guerras? ¿No predicó, acaso, que nos amáramos los unos a los otros? “Ama a tu prójimo como a tí mismo” [9] ¿Qué dice de ésto el nuevo Papa?

No se conoce que el ex-cardenal Joseph Ratzinger, convertido ahora en el Papa Benedicto XVI, se haya manifestado en contra de la decisión del presidente estadounidense a mantener las prácticas conocidas como ‘procedimientos extraordinarios’, que es como se les llama a las torturas en el argot de los servicios de inteligencia. Y eso que recientemente se ha referido en un tono apocalíptico a “los políticos hipócritas” que pretenden expulsar a Dios de la calle. [10]

Con estas palabras, el Papa no pretendía incomodar a los políticos que eligen la guerra, ejecutan la pena de muerte, y defienden su derecho a torturar. Se refería al aborto, al divorcio, y a los matrimonios entre parejas del mismo sexo. Cuestión de prioridades.

Datos recientes confirman que la pena de muerte en el mundo se triplicó durante el pasado año. [11] Y que el 97% de las ejecuciones se las reparten cuatro países: Irán, Vietnam, Estados Unidos y China. Esta última lidera el triste record con 3.400 ejecuciones. Supimos también que EE UU ha condenado a cadena perpetua a más de 2.000 menores, algunos con 13 años. [12]

En este contexto, sorprende el éxito que la película ‘La Pasión’ tuvo cuando se proyectó en la Santa Sede, ya que Mel Gibson, su director, pretendió retratar con detalle, e incluso con exceso, la tortura que padeció Jesús hasta el momento de su ejecución en la cruz. Gibson olvidó hacer referencia al mensaje de amor, hermandad, y solidaridad que Jesús nos transmitió. Aún así, queda la frase que pronunció al final: “Padre, perdónalos, porque no saben lo que hacen”. [13] Una frase que cobra una inusitada actualidad hoy, pues ¿acaso saben lo que hacen?

 

 

NOTAS:

[1] 'The clash of civiliztions', de Samuel P. Huntington.
Foreign Affairs, 1993

[2] 'Un acusado implica al general Sánchez en los abusos a los presos iraquíes'’, por Marta Torres. La Razón, 24-05-2004

[3] 'Declaran culpable a la soldado Lynndie England de seis cargos por torturas en la cárcel de Abu Ghraib'. El Mundo, 27-09-2005

[4] 'La deslocalización de la tortura', por Emilio Menéndez del Valle. El País, 19-07-2005

[5] 'CIA Flying Suspects To Torture?' 60 minutes, CBS, 24-07-2005

[6] 'Tortura y detención secreta: Testimonio de los "desaparecidos" en el contexto de la "guerra contra el terror"'. Amnistía Internacional, 11-08-2005

[7] 'El Senado insta a Bush a prohibir los malos tratos a los prisioneros', por Idoya Noain. El Periódico, 07-10-2005

[8] 'Dios y la política exterior de EEUU', por Ana Romero. El Mundo, 08-10-2005

[9] 'Evangelio según San Marcos' (Marcos 12, 28-34)

[10] 'Contra los políticos católicos hipócritas', por Juan G. Bedoya. El País, 10-10-2005

[11] 'La aplicación de la pena de muerte se triplicó en el año 2004', por Isabel Ramos Rioja. La Vanguardia, 11-10-2005

[12] 'EE UU ha condenado a cadena perpetua a más de 2.000 menores'. El País, 12-10-2005

[13] 'Evangelio según San Lucas' (Lucas 23-24)


 



 

 


 

 




Prohibir "el trato o castigo cruel, inhumano o degradante a cualquiera que se encuentre bajo custodia de EEUU, aunque sea en países extranjeros", "limita la capacidad del presidente como comandante en jefe para librar de manera efectiva la guerra contra el terror", según Scott McClellan, portavoz de la Casa Blanca.
(Scanpix)





Laura y George Bush junto al arzobispo de Washington, Theodore McCarrick y el jefe de Tribunal Supremo, John Roberts. (REUTERS/Jason Reed)




Cartel de la película La Pasión de Cristo. (Fox)

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS:

Guantánamo es clave para sostener la 'verdad' del 11-S
10-09-2005

El telepredicador se repite
01-09-2005